Addendum: sobre la despenalización del consumo de la marihuana en México

*Por Laura Lozano Cochard

Este reportaje busca presentar los argumentos que se debaten sobre el cambio en el estatus legal de la marihuana, presentando también la evidencia sobre la magnitud del reto en México.

LOS HECHOS

La cannabis sativa, de origen asiático, es una planta con propiedades psicoactivasuse utilizada desde el neolítico, útil para fines textiles, obtención de aceite y creación de papel entre otros procesos industriales. Además de su consumo para fines religiosos, esta planta ha sido utilizada por igual durante milenios como planta medicinal[1]. Los brotes tiernos de la planta son llamados genéricamente como marihuana así como el hachis es la resina, la que concentra mayormente los cannabinoides, propiedad activa más relevante en esta planta.

En México, llamamos a la planta y todas sus partes de manera genérica como Marihuana, y es conocida por sus propiedades calmantes, psicoactivas, así como que su uso, producción, comercialización y demás relacionado con la misma está penalizado.

La más reciente Encuesta Nacional de Adicciones, llevada a cabo de manera periódica, tiene la finalidad de medir la evolución del consumo de sustancias y otras problemáticas de salud mental. Su edición más reciente, realizada en 2011, nos dice que la marihuana es la droga más consumida en todas las regiones de México, si bien la prevalencia de consumo entre la población de 12 a 65 años es de apenas 1.2% (llega a 2.2% entre los hombres)[2] . Ciertamente es esperable la presencia de sub-reporte en las encuestas, pero considerando de forma relativa con otros países, la prevalencia de consumo en México es más bien baja: es por ejemplo, 10 veces menor que en Estados Unidos[3].  Los países con mayor prevalencia en el consumo, como la República Checa (15.2%), Italia  y Andorra (14.6%) y España (10.6%).

EL DEBATE

Durante el Foro: Sociedad de Derechos, despenalización de la marihuana, convocado por elDSCN1081 gobernador del Estado de Morelos, Graco Ramírez y celebrado el 4 de septiembre de 2013 en el Centro Morelense de las Artes, Cuernavaca; se abrió el debate sobre la despenalización de la marihuana en Morelos y en México, donde una mesa de expertos en diversas áreas expusieron puntos de vista y evidencia que respalde las razones por las que se habría de despenalizar o no el consumo de esta droga.

Daños a la salud

El director del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), el doctor Mauricio Hernández, invitado a dicho foro, mencionó que la marihuana es una droga adictiva, cuyos daños a la salud impactan principalmente en el sistema nervioso, así como resultan en una condición degenerativa para quien la consume, especialmente en adolescentes y menores, así como el riesgo de padecer cáncer de pulmón se duplica entre sus consumidores a diferencia de los no fumadores de marihuana.

La evidencia científica (de estudios realizados en varios países) indica que el uso de la marihuana en edad adulta y adolescentes tiene efectos adversos. Durante la intoxicación del componente activo de la marihuana, ya sea fumada o ingerida, se altera la memoria de corto plazo, la atención, el juicio, el balance y otras funciones cognitivas. A largo plazo los usuarios de la marihuana, también muestran efectos crónicos que son duraderos, reversibles después de la incidencia, siempre y cuando el consumo no se haya dado durante la adolescencia.

Relación con violencia

La violencia asociada a la delincuencia ha afectado de forma importante a México en los años recientes. La tasa de defunciones por violencia ha ascendido hasta números que no se habían visto desde tiempos de la Revolución Mexicana, de acuerdo con el Dr. Rafael Lozano, director del Centro de Investigación en Salud Poblacional del INSP. En particular, la violencia parece asociarse a la disputa por las rutas de tránsito de sustancias ilegales hacia los Estados Unidos.

Un argumento que se presenta en el debate sobre el estatus legal de la marihuana es que un cambio en este podría modificar los incentivos a la violencia en los grupos delictivos. Ahora bien, para este argumento es importante analizar el mercado de las drogas y sus participantes.

Al no estar los cárteles de drogas especializados en algún tipo de droga (y desconocemos en qué medida su negocio es la marihuana) no es claro qué tanto modificar el estatus legal únicamente de la marihuana modificaría la violencia. Aunado a ello, se requiere analizar el efecto de hacer cambios en un espacio de tránsito sin modificaciones en el espacio de destino. Dado que la guerra del narcotráfico en México está mayormente asociada, entonces, con el comercio del producto y no por su consumo, al pregunta a responder en este tema es ¿qué tanto impactaría en la violencia por el control de las rutas el que se despenalice su consumo en nuestro país?

El juez  Baltasar Garzón, experto jurista español, conocido por sus operaciones antidrogas en España, mencionó que al no estar controlado el tráfico de drogas, se fertiliza el mercado para los narcotraficantes, brindándoles una ganancia altísima siendo que ellos establecen los precios, así como el tráfico de drogas está asociado a negocios ilegales como el tráfico de armas, entre otros. Para Garzón, es claro que el origen del narcotráfico no es el consumidor, sino que este es la víctima resultante del tráfico.

Persecución y re-habilitación

En el Estado de Morelos existen actualmente 13 mil 411 internos en la carcel, 50% deA-man-rolls-a-cannabis-jo-007 ellos primo delincuentes, de los cuales 26% se encuentran actualmente en la cárcel por delitos asociados con la marihuana. Es decir que actualmente hay alrededor de 2mil personas en prisiones Morelenses que muy probablemente fueron detenidas por la portación y consumo de la marihuana. Desde la perspectiva del Gobernador, un abordaje de derechos implica fortalecer las estrategias de prevención y rehabilitación en el caso de las personas con adicción, y no enviarlos a los reclusorios. Esto al mismo tiempo reduciría la presión sobre el sistema de rehabilitación, que se encuentra saturado.

Dentro de la propuesta del Gobernador, despenalizar el consumo de la marihuana permitirá que en lugar del sistema judicial, sea el sector salud el que atienda el reto, y se encargue de rehabilitar a dichos ciudadanos.

¿El derecho de unos sobre los derechos públicos?

Uno de los argumentos más escuchados en foros donde el Estado propone medidas para el bien común donde se involucra la prohibición o condicionamiento del uso de algún producto (léase, drogas, tabaco, alcohol, y ultimadamente, refrescos), es el asunto de los derechos personales, en el sentido que el Estado debe respetar la decisión del consumidor;  dado que si éste considera que sólo es el consumidor el que sufre las consecuencias. Por la manera en la que se configuran los servicios de salud de toda la federación, son los impuestos pagados por toda la población los que se destinan hacia el tratamiento de los efectos secundarios que las drogas legales e ilegales tienen sobre los consumidores, así como de las epidemias más grandes en México, como la obesidad y la diabetes en el tema del impuesto al refresco.

Es importante entonces plantearnos ¿Qué tanto afecta al colectivo cuando el individuo5518893w_r620x349 decide consumir una sustancia que incide en la percepción de la realidad? ¿Cómo afecta, por ejemplo, en la seguridad vial y en el neurodesarrollo de los jóvenes?, por mencionar algunos ejemplos.

Es por esto que, de legalizarse la marihuana, en opinión del director del Centro de Investigación en Evaluación y Encuestas, Juan Pablo Gutiérrez, en caso de llevarse a cabo, deberá ser dentro de un plan de acción:

La legalización sólo con un plan de acción

“Tenemos problemas de salud pública muy graves por el asunto del tabaco y el alcohol, al día de hoy no hemos sido capaces, en términos de estrategias de promoción y prevención, de disminuir de forma significativa tanto el consumo como las consecuencias del alcohol y el del tabaco. El impuesto fue de alguna ayuda pero sigue siendo una preocupación en salud pública ¿cómo se puede mejorar eso? Pues con estrategias positivas de prevención, tanto de prevención del consumo como de las consecuencias. Encontrar la manera de llevar a cabo estas estrategias es un reto muy grande ¿deberíamos sumarle a éste el reto de la marihuana, si además, sabemos que al legalizarla se incrementará su consumo?

 La forma de regular este mercado tiene que ver con tomar una acción pública muy fuerte en términos de prevención, habría que desarrollar campañas efectivas, sólidas, con recursos, que prevengan tanto el inicio en el consumo como las consecuencias. Una vez que se plantee todo ese desarrollo, entonces sí podemos hablar sobre el estatus legal de la marihuana, pero con un plan de acción definido”  Comentó el doctor Gutiérrez al respecto.

Un esfuerzo global al unísono

México MarihuanaLa legalización y/o despenalización de la marihuana es una acción que debe tomarse de manera conjunta en América del Norte por lo menos, donde EEUU y Canadá estén con México en esta iniciativa. Esta acción se reforzaría con la unanimidad de la decisión en todo América como sería de esperarse, especialmente de los países Sudamericanos donde se producen algunas de las drogas de mayor consumo como la cocaína.

“Los mercados son globales. Pensando que, en nuestro caso somos un país de tránsito, con más razón debe de ser algo que se realice en coordinación con los demás países”, opinó el Dr. Gutiérrez al respecto.

Acciones desde la salud pública

Si a mayor educación se encuentra un menor consumo de drogas, aparece una puerta en el panorama que es consistente con el tema de las acciones emprendidas  en el Estado de Morelos para la reducción de la delincuencia y como impulsor del crecimiento del Estado.

Reconocer al individuo adicto como una persona con un problema de salud y no como raíz del problema del narcotráfico no sólo ayudará a reducir el estigma actual alrededor de la marihuana, sino que permitiría tratarlo en lugar de castigarlo. La despenalización de la marihuana sin duda brindaría una ventana de oportunidad para que los individuos ahora recriminados por actos relacionados a la portación y consumo de este producto no estén en la cárcel, sino en centros de rehabilitación.

Sin embargo, el debate sobre los daños a la salud causados por la marihuana lejos está de ser resuelto, pues las implicaciones a la salud pública son muchas. Con mayor apoyo a la investigación en este tema, la generación de evidencia aportará importantes ingredientes a la toma de decisión que resulte en mayor beneficio para toda la población.

A diario vivimos que la prohibición no es la respuesta, sino la educación, la información y el consumo consiente, no sólo de productos adictivos y sustancias tóxicas, sino de todas las acciones que puedan representar algún daño al organismo social a través de cada una de sus células. La reestructuración del tejido social y la no aceptación de las conductas de riesgo es clave para la transformación y el desarrollo social, cuestión que no debe apartarse de las acciones que se emprendan en cualquiera de las dos vías que se tomen hacia la legalización y/o despenalización de esta sustancia. 

Acerca de cieeinsp

Centro de Investigación en Evaluación y Encuestas del Instituto Nacional de Salud Pública de México.
Esta entrada fue publicada en ReconoCIEEndonos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Addendum: sobre la despenalización del consumo de la marihuana en México

  1. Pingback: Del Director: Incidencia del INSP en la política pública |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s