Gravar las bebidas azucaradas: ¿La respuesta a la obesidad en México?

*Por Laura Lozano Cochard

De forma simplificada, el sobre-peso ocurre como consecuencia de un desbalance energético del organismo: consumimos más energía a través de lo que comemos y bebemos, que la energía que utilizamos en las actividades cotidianas. EL tema es ciertamente mucho más complejo, ya que entran en juego aspectos genéticos relacionados con la eficiencia en el uso de la energía, eventos de la alimentación durante el crecimiento y desarrollo, aspectos culturales que hacen algunos alimentos más deseables que otros. Es decir, el balance de energía es multifactorial y complejo. Sin embargo, algo que se ha documentado es el incremento en la energía obtenida a través de la alimentación que no se ha visto acompañada de un incremento en la actividad física. Esto es, si bien por causas diversas, lo que es un hecho es que la epidemia de sobre-peso y obesidad que se observa a nivel global, y en México, es resultado en una parte importante de un mayor consumo de energía.

La reciente ENSANUT 2012 documentó que 7 de cada 10 adultos en México tiene sobre-peso u obesidad, y que si bien se redujo la tasa de crecimiento observada entre 2000 y 2006, se ha mantenido una tendencia a la alza.

La reciente ENSANUT 2012 documentó que 7 de cada 10 adultos en México tiene sobre-peso u obesidad, y que si bien se redujo la tasa de crecimiento observada entre 2000 y 2006, se ha mantenido una tendencia a la alza. Más aún, el sobre-peso y obesidad afectan ya desde la infancia y adolescencia,  la misma ENSANUT 2012 identificó que 9.7% de los niños menores de 5 años y 35% de los adolescentes presentaban ya sobre-peso u obesidad. .[i]

El que 7 de cada 10 adultos mexicanos presenten sobrepeso y que de estos, la mitadObesidad-Estadísticas-MÉXICO presenten obesidad, constituye un serio problema de salud pública, por lo que es indispensable redoblar esfuerzos para disminuir estas prevalencias que están aumentando el riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles, con grandes costos directos e indirectos para el Estado. ENSANUT 2012, Resultados Nacionales.

Entre las consecuencias del sobre-peso y obesidad se identifica uno de los principales retos del sector salud en México: la diabetes. De acuerdo a la ENSANUT 2012, 9.2% de los adultos mexicanos había ya recibido un diagnóstico de diabetes, lo que equivalía a 6.4 millones de personas.

Entre las estrategias para hacer frente a estos retos de salud desde una perspectiva amplia, la discusión sobre incentivos para modificación de comportamientos ha generado políticas fiscales que a través de gravar el consumo de productos no saludables, busca contribuir a la salud de la población. Esta medida se ha adoptado en diversos países como Francia, Estados Unidos (en 35 Estados), Australia, Francia, Hungría, Finlandia, Samoa y Dinamarca, entre otros, mismos que han adoptado medidas similares entre las que se destacan impuestos especiales además de IVA (5.5% en Francia), así como impuestos fijos para la producción y la importación de estos productos.

En México, actualmente se discute en el Congreso la propuesta enviada por el Presidente Peña Nieto de incluir en los IEPS un impuesto de un peso por litro a las bebidas azucaradas, donde se incluyen los refrescos, jugos de fruta y tés demás bebidas con azúcares añadidas de forma industrial. Esta propuesta[ii], incluye en la exposición de motivos el objetivo de incidir en el sobre-peso y diabetes en México.

La propuesta ha dado lugar a un intenso debate mediático, en el que en paralelo a la cuestión urgente de desarrollar medidas para hacer frente al reto en salud del sobre-peso y la diabetes, se plantea la discusión sobre la libre elección del consumidos.

¿Por qué a las bebidas azucaradas?

Muchos se preguntan ¿Por qué se aplica el impuesto a las bebidas azucaradas y no a otros productos? La Alianza por la Salud Alimentaria, una agrupación de asociaciones civiles, organizaciones sociales y profesionistas preocupados por la epidemia de sobrepeso y obesidad en México manifiesta que “no existe ningún otro producto en el mercado que por su alto consumo y alta concentración calórica esté asociado con la obesidad y la diabetes, como el refresco.”[iii] Además de esto, México es el número uno a nivel mundial en consumo de refrescos.

El doctor Juan Rivera Dommarco, director del Centro de Investigación en Salud y NutriciónDSCN1132 (CINyS) del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), expuso en un foro organizado por el Senado de la República para nutrir el debate a favor del impuesto[iv], que las bebidas azucaradas contienen calorías sin nutrientes que tampoco sacian el hambre, y que está comprobado que al preferir el consumo de bebidas azucaradas por sobre alimentos sólidos, el cuerpo solicita la cantidad de alimento que necesita, indistintamente de las calorías líquidas que haya consumido y que no fueron registradas por el mismo, de manera que el consumo de refrescos resulta en calorías extra que el cuerpo no utiliza para su nutrición, es por esto que el consumo de bebidas azucaradas conduce a los individuos a la obesidad. Además, mencionó que los refrescos están asociados con otros alimentos de alta densidad energética, de manera que promueven su consumo al acompañarse unos con otros.

¿Cuánto es “endulzado”?

Clic para aumentar

Clic para aumentar

De acuerdo con una infografía publicada por La Alianza por la Salud Alimentaria[v] no sólo los refrescos, sino las bebidas azucaradas que se encuentran en el mercado, muchas de ellas destinadas para el consumo infantil, contienen 300% más azúcar de lo recomendado por la Asociación Americana del Corazón para los adultos y hasta 500% más de lo recomendado para los niños. En una bebida de té con azúcares añadidos podemos encontrar hasta 15.5 cucharadas de azúcar en poco más de medio litro de líquido. Dado por entendido que este no es el único líquido consumido a lo largo del día, el consumo adicional de azúcar se potencializa si el resto de los líquidos ingeridos a lo largo del día son del mismo tipo.

Además del consumo excesivo de azúcar, que está directamente asociado con la diabetes tanto en adultos como en niños, no se trata tan sólo del número de calorías que se ingieren, sino de los nutrientes que nos aportan dichas calorías. Por otra parte, el ácido contenido en cierto tipo de bebidas azucaradas promueve la erosión del esmalte de los dientes, en tanto que el ácido fosfórico de los refrescos de cola perjudica a los huesos. En opinión de Maria Cristina Rosas, Profesora e investigadora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, si una persona consume leche y otros productos lácteos, está ingiriendo calcio, que ayuda a sus huesos, pero muchas personas no toman lácteos y los sustituyen por las bebidas de referencia.”[vi]

¿Qué es lo que se espera como resultado del gravado a las bebidas azucaradas?

Dentro de la evidencia que sustenta la propuesta presidencial de gravar las bebidasDSCN1149 azucaradas se encuentra un estudio dirigido por la doctora Arantxa Colchero, del Centro de Investigación en Evaluación y Encuestas del INSP[vii], donde se mostró que debido a que la demanda de refrescos es elástica, es decir que ante un aumento en el precio de los refrescos, el consumo se reduciría en un monto al menos proporcional, es decir que de gravar los impuestos en un 10%, se esperaría una reducción en el consumo de al menos el mismo porcentaje. Dentro de estos análisis se identificó a partir del cálculo de la elasticidad cruzada, que el incremento en el precio de los refrescos tendería a incrementar el consumo de agua embotellada y leche.

Así mismo, el mismo estudio expone que el efecto en el consumo es más fuerte entre la población de menor ingreso, de manera que aplicarse un 20% de impuesto a las bebidas azucaradas, se esperaría una reducción en  su consumo entre 20 y 26%.

Sin embargo, tanto la Dra. Colchero como la Dra. Lucero Cahuana, también del INSP, recalcaron que la importancia de aplicar el impuesto a los refrescos dentro de un esquema integral para la mejora de la salud, que incluya asegurar la provisión de agua potable en bebederos en todas las escuelas, así como se asegure que todas las comunidades tendrán acceso a la misma; adicionado a campañas informativas sobre nutrición, el fomento a la actividad física, entre otras; acciones que podrán ser financiadas con el impuesto recaudado. Lo ideal sería que el dinero recaudado, que se estima entre 22 y 24 mil millones de pesos al año con un impuesto del 20%, sea dirigido a proveer de agua potable a las zonas más pobres del país para garantizar un sustituto saludable. Importante a mencionar con respecto al uso que se le dará al dinero recaudado, el maestro Juvenal Lobato Díaz, especialista en asuntos fiscales, ha sugerdo que parte de los recursos recaudados se etiquete para ser destinado en su mayoría hacia provisión de agua potable, prevención en salud y/o el tratamiento de los padecimientos asociados con el consumo de las bebidas azucaradas y no sea destinado por completo al presupuesto federal donde podría destinarse a otras necesidades.  No obstante, lo cierto es que la propuesta enviada por el ejecutivo no incluye el etiquetado de los recursos generados por el impuesto, por lo que no es seguro cuál sería el destino de los mismos.

caña-de-azucarSin embargo, esta reducción en el consumo podría afectar a los actores involucrados en la producción de estas bebidas, principalmente a los productores de azúcar. Según Carlos Blackaller Ayala, presidente de la Unión Nacional de Cañeros,  de aplicarse impuestos a bebidas azucaradas, como lo propone la reforma hacendaria, se elevaría hasta en 300 mil toneladas el excedente de azúcar de caña en México, ya que los consumidores migrarían a otro tipo de endulcorantes importados, lo que afectaría tanto a los productores como a la planta industrial. [viii] De igual manera, El presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), Cuauhtémoc Rivera, argumentó que  la caída en ventas pondría al borde de la quiebra a la mayoría de los 750,000 puntos de venta que operan en el país, toda vez que los refrescos representan 30% de sus ventas directas e impulsa 70% de las indirectas.[ix] Estas consecuencias sin duda serían un alto costo.

El tamaño del mercado de los refrescos en México es tal que en los medios se ha llevado una guerra de comunicados y mensajes, que desde la perspectiva de organizaciones como El Poder del Consumidor es desleal ya que considera que la industria refresquera utiliza datos falsos para minar el apoyo al impuesto a las bebidas azucaradas[x], así como la denunciada negativa a presentar a anuncios que promuevan la aplicación del impuesto de parte de las más importantes cadenas televisivas de México[xi].

En un contexto de salud pública,  es necesario eliminar el ambiente “obesigénico”,obesidad-infantil-comida-chatarra-junk-food-mexico promoviendo la actividad física y el ejercicio, educar a la población sobre nutrición y salud, además de brindar agua potable a todas las comunidades, además de mantener disponibles bebederos de agua potable en las escuelas, también como medidas que mitiguen el consumo de agua embotellada.

Dentro de las acciones regulatorias necesarias también se encuentra la eliminación de la publicidad de alimentos azucarados destinados a la población infantil, que suele ser de productos con baja o nula calidad nutricional por tener alto contenido de grasa, sal y azúcar; ya que como ya se ha demostrado, la publicidad de alimentos y bebidas es uno de los factores que promueven cambios en los patrones de alimentación que fomentan la obesidad al promover productos de bajo o nulo valor nutricional.[xii]

No bastando con esto, la mitigación de la obesidad y el sobrepeso en México requiere de larefrescos-sobrepeso construcción de una cultura de lo saludable. De acuerdo con María Cristina Rosas, UNAM,  hay factores culturales asociados con el consumo del refresco. “Para los sectores de bajos ingresos, por ejemplo, los refrescos son un producto aspiracional que o bien consumen con la familia y amigos, o, por obra de las campañas publicitarias, llevan a que se perciban como personas exitosas, felices”.

El hecho de que diversas celebridades y del mundo del espectáculo participen en las campañas publicitarias, contribuye a esta percepción popular. En otro tenor, la sensación de saciedad también juega un papel importante, dado que muchas personas, en zonas rurales o urbanas, sea porque tienen percepciones salariales limitadas, por el estrés de la vida cotidiana, por el poco tiempo de que disponen para preparar comidas nutritivas u otras razones, sustituyen la ingesta de alimentos por sodas, las que les generan una sensación de saciedad.”

Es de suma importancia, sin embargo, que todas las comunidades sean abastecidas conjugoninocorbis456 agua potable y que esta se encuentre al alcance de toda la población de manera gratuita, dado que es muchas veces por la falta de este vital líquido, que las poblaciones más pobres recurren a la ingesta de refresco.

Aunque el impuesto a los refrescos represente ciertos beneficios ya mencionados para la reducción de la obesidad en México, la posibilidad de sostener con evidencia la efectividad de gravar todos los productos que contengan azúcares, y hacerlo de acuerdo con la cantidad y el tipo de azúcar que contengan, se sumaría a una estrategia infalible hacia la reducción de las enfermedades asociadas con el consumo de este alimento: diabetes, enfermedad coronaria, sobrepeso, obesidad, y muchas más.

Aún así, la respuesta permanente a estas problemáticas no se encuentra en elrueda condicionamiento al consumo de los azúcares sino a la educación para la salud, a la creación de un criterio educado donde el objetivo tanto del Estado como de la oferta de alimentos y bebidas tenga a bien, como su más alto objetivo, la salud de los ciudadanos y consumidores. Pudiendo no ser la respuesta más acertada, mientras lo anterior no se cumpla, la necesidad de aplicar impuestos a ciertos alimentos que hacen daño actuará como un paliativo temporal al problema cada vez más creciente de la epidemia de sobrepeso y obesidad en nuestro país.

REFERENCIAS

[i] http://ensanut.insp.mx/informes/ENSANUT2012ResultadosNacionales.pdf
[ii] http://www.reformahacendaria.gob.mx/
[iii] http://alianzasalud.org.mx/impuestos-a-los-refrescos/#sthash.eKbLyfD7.dpuf
[iv] https://cieeinsp.wordpress.com/2013/09/17/2612/
[v] http://www.24-horas.mx/impuesto-a-bebidas-azucaradas-infografia/ , diseñada por Allan Ramírez
[vi] http://www.etcetera.com.mx/articulo.php?articulo=21997&pag=1&coment=1
[vii] http://www.insp.mx/epppo/blog/2824-impuestos-refrescos-estrategia-prevencion-obesidad.html
[viii]http://www.negocioselnorte.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=144286&v=1&pc=138
[ix] http://eleconomista.com.mx/industrias/2013/10/03/anpec-presentara-propuesta-contra-impuesto-refrescos
[x]http://www.elpoderdelconsumidor.org/saludnutricional/recurre-industria-refresquera-a-mentiras-contra-impuesto-al-refresco-experto/
[xi] http://www.elpoderdelconsumidor.org/saludnutricional/anuncio-censurado/
[xii] http://www.insp.mx/epppo/blog/2984-publicidad-alimentos-bebidas.html

Acerca de cieeinsp

Centro de Investigación en Evaluación y Encuestas del Instituto Nacional de Salud Pública de México.
Esta entrada fue publicada en ReconoCIEEndonos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Gravar las bebidas azucaradas: ¿La respuesta a la obesidad en México?

  1. Pingback: Más allá de la Evaluación y las Encuestas: La investigación temática en el CIEE |

  2. Pingback: Del Director: Incentivos para modificar comportamientos |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s